19 de agosto de 2012

Cambiar o no Cambiar



He aquí un texto extraído del libro "Ligero de equipaje", que contiene alguna de las enseñanzas de Tony de Mello.  Un ser que además de su formación Jesuita, era conocedor y practicante de las enseñanzas taoistas y budistas, además de un psicólogo de almas, que entendió que todos llevamos dentro un modelo de realidad que nos ha sido inoculado por la tradición, la formación, la costumbre y los prejuicios: el cerebro programado.

En este libro he visto algo que creo interesante referente a lo que llamamos cambio.  Pretendo con este texto, simplemente exponer tan sólo la idea de que el cambio si nace desde el rechazo a uno mismo, puede ser un camino difícil que generalmente nos conduce más al disimulo que al cambio real, sin embargo si nace desde la aceptación previa de lo que es, simplemente ocurre si ha de ocurrir, sin esfuerzo.

"Lo que nos mueve a querer cambiarnos a nosotros mismos y a los demás es la falta de tolerancia, y eso ¿de donde procede?

Queremos cambiar porque no nos aguantamos, y lo que hay que mirar ahí no es la necesidad del cambio, sino la falta de aguante, es decir, la programación.  No toleramos en nosotros mismos un defecto, un fallo, una debilidad moral o psicológica, y nos empeñamos en corregirla con verdadero auto-desprecio y velada violencia.  Nos da vergüenza de nosotros mismos, o rabia, o asco, o sencillamente impaciencia, y nos imponemos el deber de cambiar para volver a ser personas respetables ante nosotros mismos y ante la sociedad.

Cambiamos para ser aceptados, para responder a las expectativas que se tienen respecto de nosotros, para ajustarnos a la imagen ideal que de nosotros mismos hemos concebido y llevamos siempre dentro.  Nos falta paciencia con nosotros mismos y nos forzamos a cambiar.  Y eso nunca resulta.  La violencia nunca ayuda al crecimiento.

El único cambio aceptable es el que viene del aceptarse a sí mismo.  El cambio no puede forzarse:  el cambio sucede.

La gran paradoja del cambio es que sólo conseguimos alcanzarlo cuando nos olvidamos de él.  La resistencia que oponemos a nosotros mismos, o a cualquier tendencia dentro de nosotros, sirve sólo para reforzar esa tendencia, y con eso hace imposible el cambio."

"Ligero de Equipaje" - Carlos G. Vallés S.J. - Tony de Mello.

4 de agosto de 2012

La llamada de la vida


La vida, nuestra alma, se comunica con nosotros en un lenguaje que podríamos llamar metafórico.  Nuestros síntomas son la metáfora de cómo nos sentimos.  Os dejo un vídeo de una charla sobre Medicina del Ser el pasado mes de febrero 2012, en el Centro Nayatma de Cartagena.

video

3 de agosto de 2012

¿Podemos Ayudar?

En esta etapa de la vida, en la que tantas personas recorremos juntos el camino de entrega a los demás, me ha estado surgiendo una pregunta: "¿Realmente podemos ayudar a alguien?"

No podemos saber lo que es mejor para el otro.  Todas las almas somos soberanas y todas decidimos nuestros círculos de aprendizaje aquí en la Tierra.  Pretender erradicar la enfermedad y la falta de armonía es como pretender erradicar la salud y la armonía, pues ambas forman parte de la conciencia del ser.  Si tanto el estado de salud como el de enfermedad son la manifestación física de nuestra conciencia, y por lo tanto dos polos opuestos de lo mismo, no se puede quitar uno, es como querer que desaparezca el yin o el yang.

Las personas que se sanan, sanan su conciencia, y lo hacen ellas solas.  Nosotros podemos colaborar, acompañar y hacer de espejo, podemos estar al lado de aquellos que se acercan a nosotros, entregarnos y acompañarlos en su intención de realizar cambios en sus vidas; pero no podemos olvidar que en realidad son ellos los que han decidido en ese momento salir de ese círculo de aprendizaje, porque realmente quieren ayudarse a sí mismos.  Ayudamos porque cooperamos todos juntos en esa tarea, de común acuerdo.

Si algo he podido comprobar en estos tiempos es que cada una de las personas que han sanado su enfermedad, ésta sanación ha sido precedida por un cambio de conciencia, el cual ha sido única y exclusivamente responsabilidad y logro de la persona implicada. Dicho cambio ha venido dado desde la aceptación y el amor hacia uno mismo.

Es por ello, que a todas aquellas personas a las que he acompañado durante todos estos meses, os doy las gracias por haberme dado la maravillosa oportunidad de estar cerca, de verme en cada uno de vuestros rostros, y en cada una de vuestras vidas.  



2 de agosto de 2012

Un millón de niños para cambiar el mundo






Si crees que tu vida es una pizarra, tu vida se comunicará contigo a través de esa pizarra.


Si crees que sólo eres un cuerpo, tu vida se comunicará contigo a través de tu cuerpo, con síntomas más o menos intensos.


Si estableces un puente de comunicación entre lo que crees que eres y lo que realmente eres, un ser espiritual habitando un cuerpo físico, todo será más fluido.


Si en el camino encuentras limones...haz una limonada.  No están ahí por casualidad, sino para que hagas algo con ellos.